DEDICATORIAS

A los Dres. Rodolfo Llinás y Eduardo Issaharoff que me dieron las claves científicas de las que surgió el texto.

A Miguel Ocampo cuya pintura es capaz de representar la movilidad antagonista y complementaria del orden y el desorden.

A Maia, estímulo cálido, crítico, intuitivo e indispensable.

A Cecilia, Margarita, Carlos y Macarena, apoyos afectivos constantes.