- INDICE DE TITULOS Y SUBTITULOS
-
INTRODUCCION - DEL COMIENZO DEL COSMOS AL HOMO DELIRANS
- EL LIBRO
-
LOS NAVEGANTES CELESTE
-
EL IMPERIO BRITANICO
-
CIVILIZACIONES. SIGLO XX - La gran Guerra 1914-1918
-
VIETNAM
- 1999. EPILOGO
- -----Ex Libris ------ EL VIAJE. Una parábola sobre la vida humana
--------------------------- LOS SILENCIOS--------------    --
 

Impressionist Art by Brushstrokes Fine Art

 
 

1999. Epílogo

Al terminar, de este ensayo salta una pregunta : Si sus modelos de homo sapiens sapiens que ha llamado homo delirans y homo demens, descriptibles como animales con dotes singulares y dominantes en la Tierra , inventores de su propia humanidad y de la civilización, pueden estar en peligro de autodestruirse en algún futuro.

La humanidad se había configurado  en unos cien mil años, piedra sobre piedra con mucho trabajo, sin saber exactamente que había que hacer ni para que lo hacían.Después, más tarde,  tratarían de explicárselo  con  mitos y leyendas.

.Seres vivientes de una especie con signos distintos a las otras cuya extraña evolución les permitía vivir en dos espacios de la realidad, uno en  el que reptando, volando o nadando, transitan la mayoría de los animales, es decir la realidad  sensible a la que este texto llama concreta   y otra realidad que denomina imaginaria    Espacios contingentes y entrelazados como cordones, sus facultades  indistintamente les capacitan la convivencia o la lucha, alternativaas indecisas hasta el fin de este siglo y probablemente de que sigan.

Las estampas históricas de este texto  muestran  la proclividad de los dos protagonistas delirans y demens  a la violencia, desde la interna doméstica sobre sus allegados íntimos preferentemente femeninos o niños,, hasta las guerras a muerte contra grupos, tribus o naciones, agravadas en este próximo milenio por el  inverosímil alcance letal de sus armas.

Tales tendencias son  atribuídas en este ensayo a la libertad de su mente para crear sin límites realidades maginarias,   sustitutivas de las realidades concretas  sin distinguir unas de otras,  viviendo buena parte de su tiempo en un mundo de su invención que paradójicamente,  tiene una influencia mas marcada en su comportamiento  habitual que el mundo de la realidad concreta..

Las estampas históricas de este texto  muestran  la proclividad de los dos protagonistas delirans y demens  a la violencia, desde la interna doméstica sobre sus allegados íntimos preferentemente femeninos o niños,, hasta las guerras a muerte contra grupos, tribus o naciones, agravadas en este próximo milenio por el  inverosímil alcance letal de sus armas.

Tales tendencias son  atribuídas en este ensayo a la libertad de su mente para crear sin límites realidades maginarias,   sustitutivas de las realidades concretas  sin distinguir unas de otras,  viviendo buena parte de su tiempo en un mundo de su invención que paradójicamente,  tiene una influencia mas marcada en su comportamiento  habitual que el mundo de la realidad concreta..

El Siglo que termina fue pródigo en violencia bélica. Comenzó con la invasión de Manchuria por Rusia y la guerra de ésta con Japón (1904-1905) En el llamado Siglo corto (1914-1991) que describe Hobsbawn,  como La era de la guerra total : “la humanidad ha vivido y pensado en términos de guerra mundial, mismo cuando los cañones estaban silenciosos y las bombas no estaban explotando “.

 

Después de la guerra del catorce siguieron  la invasión de Manchuria por Japon en 1931; la invasión de Etiopía por Italia en 1935; la Guerra Civil Española de 1936, con intervención de Italia , Alemania y Rusia ; la invasión de Austria por Alemania en 1938; y después  la fractura y ocupación de Checoslovaquia y Polonia y  la Segunda Guerra Mundial en 1939. Más tarde la invasión a Rusia, el ataque de Pearl Harbour en 1941 que empezó la guerra con Japon,  la entrada de los EE.UU; la Guerra de Corea en 1950 y la Guerra de Vietnam que acabó en 1973.

La estimación de víctimas de estas catástrofes es de alrededor de 190 millones de personas. No se cuentan las pérdidas materiales y los desórdenes originados por las migraciones, la desintegración social, las  familias dispersas y las calamidades consiguientes.

El camino hacia el tercer milenio tal como se  le  advierte, no  postula ningún cambio sino la continuidad de una competencia sin cuartel, consumiendo hasta su fin los recursos no renovables del planeta y multiplicando incidentes tribales entre etnias e ideologías cada vez con armas más certeras. Atrevidas combinaciones financieras y económicas que fracasan,  se vuelcan sobre  los sistemas nacionales arrastrándolos en su caída. La reducción del tiempo de las transacciones extiende su alcance y cubre las veinticuatro horas de los mercados del mundo, aumentando los riesgos de transmisión de colapsos a otras  latitudes.

La desigual distribución del poder y la riqueza aumenta la impotencia de los núcleos más débiles e incita la sustitución progresiva de mano de obra humana por agentes artificiales , mientras los sistemas de protección de la salud contraen la cobertura de asistencia a la mayoría más pobre de la población. Estas  restricciones al empleo multiplican la desocupación en el mundo e incitan a la violencia social .  El ambiente sufre por un lado debido al exceso de contaminación del sistema productivo en general y por el otro por las calamidades de las guerras  y sus consecuenis de poblaciones enteras desplazadas.

La tecnología procura ensanchar los mercados de oferta de bienes a cuyo acceso no concurre la mayoría desprovista de trabajo que no obstante recibe los efectos de la contaminación ambiental que genera un sistema. .

Los derechos humanos son desconocidos en todas partes del mundo especialmente en lo que se refiere a las mujeres y los niños que sufren violencia de quienes debían protegerlos Las drogas adictivas llegan crecientemente a capas más juveniles de la sociedad

Las empresas multinacionales dedicadas a la producción de  armas  mantienen  innecesariamente  la investigación y el desarrollo que sirven al despotismo y al crimen.  Por su parte,la competencia de los laboratorios les obliga a expandir su campo descuidando los límites convenientes de seguridad de los productos adictivos suaves que fabrican , forzando su venta por medio de publicidad e induciendo la medicación psicotrópica a casos innecesarios..

El ensayo llega a la conclusion de que la especie humana ha mostrado históricamente hasta hoy su  vocación parasitaria y su irresponsabilidad,  tendencias ambas peligrosas  para su ambiente y para todos los seres y cosas que lo componen.

Este juicio final y definitivo como aparece , tan crudo condenatorio que priva al lector de toda esperanza,  y evoca aquel :“lasciate ogni speranza...”de las puertas del Infierno, lleva en sí mismo una reversión posible...

Si volvemos a Hobsbawn, encontramos que la cita de su mismo texto está en la primera parte de su excelente libro que llama :“ La era de las catástrofes”, palabra esta última, cuyas connotaciones corrientes son horribles. Pero  existen otras, en la que  la palabra pierde esa virulencia y  nos hace posible cambiar nuestra perspectiva planteando el esquema de la evolución , sin el cual ésta no hubiera existido.

Se trata de reparar en  la realidad concreta  de ‘puntos claves de inflexión’  en los cuales ‘las cosas cambian` Ellos se encuentran de pronto cuando avanzado el caos de las guerras hacia el desorden final, en sus paredes mismas se generan remolinos anticaóticos, que nacen  del cansancio, del  miedo, y el hartazgo de la lucha, el barro, la mugre y las ratas .Como brotes de reconstitución.surge la poesía, algo así  como los poetas de las trincheras en la  guerra del catorce. Es decir cuando cada uno llega a repudiar en sí mismo las raíces del desorden y en una fulguración vuelve a la vida. (ver René Thom, Paraboles et catastrophes)

La historia entera del homo  delirans y demens, que reproduce el vaivén universal del orden y el desorden -,esos gemelos anitéticos y complementarios-, consiste en estas oscilaciones paralelas,  coincidencias súbitas de horror y de paz nacidas en el cerebro (Llinás 1999) priincipio del restablecimiento del orden local de las cosas. Este funcionamiento está dentro de las  bases de este ensayo. Es en el espacio de la realidad imaginaria, en el que se formula el anhelo, donde nacen la nostalgia y las imágenes del hogar y en donde el caos se debilita. Es el punto que Churchill describió al terminar la Batalla de Londres: “ No es el principio del fin dijo: Es el fin del principio”

Es en esta síntesis que se puede condensar el proceso de gradación de sanidad - insanidad del cual el demens es el extremo  más enfermo:. existen elementos  en todos los seres humanos que de pronto producen puntos que son una suerte de cabriola catalítica al reaccionar a otros elementos presentes imaginarios o a un acontecimiento exterior en una forma de alquimia que aparece a veces también como episodios autocatalíticos organizadores (Kauffman,1996) Estos puntos de inflexión funcionan en las dos direcciones, hacia el orden o el desorden.Es obvio que este proceso revulsivo exige sobrevivientes y sólo tiene validez para ellos.

Este panorama es uno de los caminos de este ensayo que le lleva a aceptar la afirmación de Faulkner cuando dijjo : “El hombre no sólo resistirá sino que prevalecerá

Pero este es el único mundo real y concreto que los homines delirantes y dementes hemos podido construir, pero este ensayo espera para la Subespecie delirans lograr a través de la percepción de las dos realidades en las que vive, el conocimiento de la presencia de esa gracia precaria y sutil a la que llama libertad. Palabra equívoca como tantas otras, pero más humanizante que ninguna, porque concentra el don del género Homo , que es el ser capaz de optar desde el fondo de su conciencia, aceptando los condicionamientos de su naturaleza zoológica, resistiendo sus apetitos hasta modularlos en una conducta buena para él y la comunidad de la que forma parte, y también aceptando igualmente esa misma naturaleza cuando se lastima, se enferma, envejece o muere.